Volcán: definición, formación, tipos, efectos y más

El subsuelo de la Tierra es muy caliente, y este calor a veces se vuelve tan excesivo que tiene que escapar de alguna manera. La única forma de hacerlo es a través de salidas de ventilación a la atmósfera, un fenómeno conocido como erupción volcánica.

Un volcán es una fisura (apertura o ventilación) en la corteza terrestre a través de la cual emergen rocas fundidas y gases. Las rocas fundidas pueden estar en forma de mezcla de gases calientes, cenizas, lava u otras sustancias extremadamente calientes dentro de la corteza terrestre.

¿Qué es un volcán?

Un volcán es un respiradero en la corteza terrestre, mediante el cual puede salir lava caliente, cenizas volcánicas, rocas, gases y vapor, los cuales permanecen alojados en una cámara de magma debajo de la superficie terrestre. Las erupciones volcánicas ocurren predominantemente en áreas con actividades de vibración o zonas débiles, por ejemplo, donde las placas continentales de la Tierra se separan o chocan. También ocurre donde la corteza terrestre se funde constantemente.

Volcán

La mayoría de los volcanes tienen forma de montaña, pero con un respiradero, por lo general en la parte superior, conocido como cono. Toma esta forma de montaña debido a la acumulación durante muchos años de ceniza, polvo, lava y otras sustancias, las cuales se derraman por el respiradero. Otros volcanes son profundas depresiones llenas de agua. Se dice que a través de los volcanes se renueva la forma de la Tierra.

Un volcán puede estar activo, inactivo o en estado extinto. Un volcán activo es uno que está haciendo erupción de lava, gas y muestra algunos signos de actividad sísmica. Un volcán inactivo es uno que no ha entrado en erupción durante mucho tiempo y puede erupcionar nuevamente en el futuro, mientras que un volcán extinto es uno que ha estado inactivo durante más de 2,000 años y no ha mostrado ningún signo de actividad.

La mayoría de montañas, suelos, mesetas, rocas y llanuras de la Tierra, son el resultado de acciones volcánicas, incluidos algunos paisajes espectaculares como la cadena de islas de Hawái.

¿Cómo se forman los volcanes?

La tierra está formada por tres capas: la corteza exteriorel manto y el núcleo. El ingrediente principal para la formación de volcanes es el manto, que se compone de materiales fundidos y gases comúnmente conocidos como magma. Cuando se desarrolla una presión intensa dentro del manto, particularmente a lo largo de las fallas, es muy probable que ocurra una erupción volcánica. Las líneas de falla son las áreas débiles, grietas o aberturas en la corteza terrestre. En el proceso de erupción, el material fundido se convierte en lava cuando brota a través de las aberturas en la superficie de la Tierra.

El proceso de formación volcánica comienza como resultado de los movimientos de las placas tectónicas en la superficie de la Tierra. Las placas tectónicas son enormes piezas de roca que flotan en la superficie del manto. Debido a que las placas tectónicas están flotando, usualmente con movimientos muy lentos, ya sea juntándose, o separándose. La Dorsal mesoatlántica es un ejemplo de formación volcánica donde las placas tectónicas se separan, mientras que el Cinturón de fuego del Pacífico es un ejemplo de cuando se juntan.

Cuando chocan o se desgarran entre sí, algunas pueden hundirse, mientras que otras se elevan, creando así líneas de debilidad, grietas o aberturas en la corteza terrestre.

Cuando la placa tectónica se hunde, se derrite completamente para formar magma. Debido a la presión y el calor subyacente, el magma se eleva y trata de abrirse camino a través de la corteza, provocando una erupción volcánica cuando llega a la superficie de la Tierra.

En la mayoría de los casos, el material fundido encuentra camino a la superficie a través de las grietas o aberturas. Sin embargo, en momentos en que la presión no es suficiente, no llega a la superficie. Cuando el material fundido alcanza la superficie se le conoce como la lava.

En resumen, los volcanes se forman cuando los materiales calientes fundidos debajo de la Tierra se elevan y escapan hacia la corteza. El material caliente, el magma, se forma a partir de materiales derretidos en el interior de la Tierra, y está formado por materiales líquidos y gaseosos.

Debido a que está caliente y lleno de gases, es más liviano que los materiales que están encima. Por lo tanto, siempre que haya una línea de falla o se cree una ventilación debido al hundimiento de las placas tectónicas; la presión, la flotabilidad y el calor aumentan, y eventualmente alcanzan la superficie para formar una erupción volcánica.

Poderosos terremotos normalmente acompañan al magma que se escapa, y el volcán se hace más grande a medida que el magma sube a la corteza. Varios factores influyen en el flujo de lava y la naturaleza de la ocurrencia volcánica: el contenido mineral, la cantidad de gas, la capacidad de fusión del material, la presión subyacente y el nivel de calor. Por esta razón, existen numerosos tipos de lava, flujos de lava y volcanes.

La lava en erupción puede ser en forma de nubes gruesas o fragmentos disparados a la atmósfera. Algo de lava también puede fluir a una velocidad lenta desde el respiradero, inundando el área a su alrededor. Las partículas finas de ceniza también pueden ser liberadas a la atmósfera superior, visibles desde una gran distancia.

La lava recién salida tiene una temperatura aproximada de 2,200 °F, y es de un color rojo muy vivo, a medida que se descarga desde el respiradero, pero luego se enfría en la superficie de la Tierra y se convierte en rocas magmáticas o ígneas.

Otra teoría popular es la teoría de los puntos calientes, que también explica la formación de volcanes. De acuerdo con ella, hay varios puntos calientes situados debajo de la superficie de la Tierra, y son centros a través de los cuales se expulsa constantemente magma, y otros materiales y gases fundidos.

Dado que estos puntos calientes están situados debajo de las placas tectónicas, y los volcanes están en la parte superior, a lo largo del tiempo el volcán se aleja del punto caliente y se vuelve inactivo. Este ciclo continúa y constantemente hace nuevos volcanes. Los volcanes de piedra amarilla son buenos ejemplos de tales escenarios.

Volcán

Principales tipos de volcanes

Los principales tipos de volcanes son los siguientes:

Volcanes compuestos

También conocidos como estratovolcanes. Pertenecen a este grupo algunas montañas muy conocidas como el Monte Fuji, el Monte Cotopaxi y el Monte Rainier. Estos tipos de volcanes están formados por conductos de ventilación que brotan desde debajo de la corteza hasta la superficie de la Tierra.

Podrían abarcar una red de conductos de ventilación, con lava que surge a través de las paredes. Con la recolección de materiales que se están descargando, tienen la capacidad de crecer a gran altura. Los volcanes compuestos tienen la capacidad de estallar violentamente.

Volcanes de cono de ceniza

Son considerados el tipo de volcán más simple. Los volcanes de cono de ceniza se producen cuando se forman burbujas y partículas de lava a través de una ventilación volcánica. La erupción sopla violentamente la lava en el aire. Las partículas son llevadas por el viento.

Las partículas más pesadas ​​vuelven a caer alrededor del respiradero volcánico. Cuando este fenómeno ocurre continuamente, se forma un cono de forma oval o circular. La parte superior del cono forma un cráter en forma de cuenco. Este tipo de volcanes rara vez crecen a más de 300 metros sobre sus alrededores.

Volcanes escudo

Como su nombre indica, se ven como escudos desde el espacio. La lava que emana del volcán escudo es característicamente delgada, lo que significa que puede viajar largas distancias por las laderas del volcán. Los volcanes de escudo se acumulan gradualmente durante mucho tiempo, experimentando numerosas erupciones y formando capas durante el período.

Este tipo de volcanes no estallan violentamente como los volcanes de cono de ceniza. Hawái es un ejemplo clásico de un área donde prevalecen los volcanes de escudo.

Cúpulas volcánicas

Las cúpulas volvánicas, también conocidas como cúpulas de lava, resultan de pequeñas cantidades de lava, que son mucho más gruesas e incapaces de fluir en largas distancias. La lava que emana de las cúpulas volcánicas solo se acumula sobre y cerca del respiradero.

La cúpula aumenta de tamaño como resultado de la hinchazón de lava en su interior. La montaña crece a partir de materiales que surgen de los lados de la cúpula en crecimiento. Tienen una historia de explosiones violentas, que emiten grandes cantidades de ceniza y roca caliente.

Efectos de los volcanes

Las erupciones volcánicas son grandes espectáculos para ver. Las erupciones exhiben la habilidad y la fuerza de la naturaleza para dividir la Tierra de una manera notable. Pero aparte del gran espectáculo, tienen efectos de gran alcance. Los efectos positivos y negativos de los volcanes se destacan a continuación:

Efectos positivos

1.- Creación de hermosos paisajes

La lava de las erupciones volcánicas crea hermosos puntos de referencia cuando se enfrían. Los deslumbrantes paisajes atraen a los turistas y generan importantes ingresos en la zona.

2.- Fuente de nutrientes

Las cenizas y la lava depositadas durante las erupciones volcánicas finalmente se descomponen para dar nutrientes valiosos a los suelos cercanos. Este suelo enriquecido es bueno para las actividades agrícolas.

3.- Oportunidad de energía

El calor extremo y las actividades debajo de la corteza terrestre, cerca de un volcán, pueden presentar oportunidades para la generación de energía geotérmica.

4.- Nuevos minerales

También se han descubierto minerales valiosos como resultado de la erupción volcánica, por ejemplo, el níquel en los volcanes de Hawái.

Volcán

Efectos negativos

1.- Impactos en el medio ambiente

Cuando un volcán entra en erupción, los gases como el dióxido de carbono, el monóxido de carbono, el dióxido de azufre, el sulfuro de hidrógeno, además del cloro y el flúor, entre otras sustancias, se liberan a la atmósfera. Estos gases contaminan el aire y dificultan la respiración. Además, las cenizas liberadas durante la erupción volcánica pueden causar problemas de visibilidad.

2.- Problemas a los aviones

Los aviones se ven muy afectados por las erupciones volcánicas. La ceniza liberada debido a las erupciones puede hacer mella en los motores de los aviones. Los pilotos que han volado a través de una erupción volcánica han informado de una pérdida de potencia.

3.- Impacto en ciudades y pueblos cercanos

Las erupciones volcánicas pueden tener un efecto catastrófico en los pueblos y ciudades cercanas, aunque dependerá en gran medida de la magnitud de la explosión. Las cenizas recogidas por el viento podrían dirigirse a pueblos y ciudades causando problemas respiratorios, contaminación, lesiones o incluso la muerte.

4.- Volcanes de gran magnitud pueden desaparecer poblaciones

Las poblaciones cercanas pueden verse obligadas a abandonar sus hogares si la lava fluye por largas distancias a altas velocidades. Los volcanes de gran magnitud pueden incluso causar muertes, por ejemplo, la erupción del volcán Santa María (Guatemala) en 1902 mató a unas 1500 personas, además de gran cantidad de animales y aves.

5.- Destrucción de infraestructura

La lava puede llegar a carreteras y ferrocarriles causando una destrucción grave. Esto puede resultar en el corte de estos sistemas de transporte vitales.

Deja un comentario