El Ecoetiquetado.Tipos, Beneficios, Ejemplos, Ventajas Y Desventajas

El etiquetado ecológico o ecotiquetado es una forma efectiva de informar a los clientes sobre los impactos ambientales de los productos seleccionados y las opciones que pueden tomar. Permite a las personas discriminar entre productos que son dañinos para el medio ambiente y aquellos que son más compatibles con los objetivos ambientales.

Una etiqueta ecológica hace que el cliente sea más consciente de los beneficios de ciertos productos, por ejemplo, papel reciclado o agente de limpieza libres de tóxicos. También promueve la eficiencia energética, la minimización de residuos y la administración del producto.

¿Qué es el Ecotiquetado?

El «etiquetado ecológico» es un método voluntario de certificación y etiquetado de desempeño ambiental que se practica en todo el mundo. Una etiqueta ecológica identifica productos o servicios que se han probado como ambientalmente preferibles en general, dentro de un producto o categoría de servicio específico. Existen diferentes clasificaciones de etiqueta, como se detalla a continuación.

A diferencia de los símbolos «verdes», o declaraciones de reclamaciones desarrolladas por fabricantes y proveedores de servicios, las etiquetas más creíbles son otorgadas por un tercero imparcial para productos o servicios específicos que han sido determinados independientemente para cumplir con criterios de liderazgo ambiental transparente, basados ​​en consideraciones de ciclo.

Existen muchos esquemas diferentes de etiquetado ecológico en operación en todo el mundo, cada uno abarca una gama diferente de criterios ambientales.

Ecotiquetado

¿Qué es una etiqueta ecológica?

Una etiqueta ecológica es un símbolo confiable que los fabricantes pueden poner en las cosas que venden para demostrar que son genuinamente mejores para el medioambiente que los productos comparables.

La mayoría de las etiquetas ecológicas son voluntarias: los productores de conservas pueden solicitar permiso para usar una etiqueta del Marine Stewardship Council (MSC) que demuestre que el salmón que captura cumple con sus estándares de sostenibilidad, mientras que los productores de madera pueden solicitar la certificación del Forest Stewardship Council (FSC) para demostrar que su madera no proviene de un bosque tropical lluvioso.

Otras etiquetas ecológicas son obligatorias: por ejemplo, en América del Norte, los fabricantes de automóviles y los principales electrodomésticos están obligados a etiquetar sus productos para mostrar su eficiencia energética; en Europa, los fabricantes de grandes los electrodomésticos también tienen que exhibir una etiqueta que contenga una calificación A-G (A es buena, G es mala) mostrando su nivel de eficiencia energética.

Algunas etiquetas están definidas muy estrechamente: por ejemplo, una etiqueta que dice «100% reciclado» le dice únicamente que un producto se ha fabricado con materiales reciclados; no garantiza que la fábrica donde se fabricó el producto no haya contaminado el aire, no haya utilizado mano de obra infantil, haya pagado a sus trabajadores de manera justa o no haya transportado sus mercancías mediante el transporte aéreo dañino para el medioambiente.

Otras etiquetas parecen estrechamente definidas pero implícitamente incluyen estándares más amplios de desempeño ambiental. Por ejemplo, si compra alimentos orgánicos en el Reino Unido, que está certificada por un organismo llamado Soil Association, se garantiza no solo que los alimentos se cultivaron sin pesticidas, sino también que cualquier animal involucrado en su producción recibió un trato humano.

Algunas etiquetas, incluida la etiqueta ecológica de la UE, certifican un buen comportamiento medioambiental en una gama mucho más amplia de criterios, incluido el uso de materias primas y energía, el grado de reciclado y reutilización, ya sea que se haya producido contaminación del aire, agua o tierra durante la fabricación y así.

Tipos de ecotiquetado o etiquetas ecológicas

En la actualidad, existen varios tipos de etiquetado ambiental, incluidos los que están diferenciados en grupos y clasificados por la Organización Internacional de Normalización.

Las etiquetas de tipo I de ISO son las que a menudo se denominan etiquetas ecológicas e identifican la preferencia ambiental general de un producto (es decir, un bien o servicio) dentro de una categoría de producto basada en consideraciones de ciclo de vida.

En contraste con un símbolo ambiental autodenominado o declaración de reclamo desarrollada por un fabricante o proveedor de servicios, una etiqueta ecológica es otorgada por un tercero imparcial a productos que cumplen con los criterios de liderazgo ambiental. También son multicriterio y multisectoriales.

Las etiquetas ISO tipo I (a menudo denominadas «esquemas de certificación» o «etiquetado de sostenibilidad») comparten las mismas características que el Tipo I pero a menudo se centran en impactos específicos (es decir, consumo de energía, prácticas agrícolas) y se aplican solo a un sector específico (es decir, aparatos que usan energía, productos agrícolas).

Las etiquetas orgánicas o las etiquetas de Rainforest Alliance serían ejemplos. Por su parte, ISO Tipo II es una etiqueta ambiental autodeclarada (a menudo un atributo único, a veces el logotipo ambiental de una empresa). Finalmente, ISO Tipo III es una declaración de producto que brinda información cuantitativa más detallada de los productos. Toma la forma de una matriz y es similar a las declaraciones de las características nutricionales de los productos.

¿Qué es la etiqueta ecológica europea?

El funcionamiento de la etiqueta ecológica de la UE se establece mediante un Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo. Su gestión diaria corre a cargo de la Comisión Europea junto con organismos de los Estados miembros y otros interesados.

La etiqueta ecológica de la UE es un esquema voluntario, lo que significa que los productores, importadores y minoristas pueden optar por solicitar la etiqueta de sus productos.

El ciclo de vida de un producto comienza con la extracción: la extracción o el cultivo de las materias primas, como el algodón (para textiles) o la madera (para productos de papel). Continúa con la fabricación y el envasado, la distribución, el uso y, finalmente, la etapa del «fin de la vida útil», cuando el producto se elimina o se recicla.

La etiqueta ecológica de la UE:

  • demuestra a sus clientes y consumidores que su producto cumple con criterios ecológicos estrictos, haciendo que su elección a favor de su producto sea más fácil.
  • está verificado por terceros y se reconoce en todos los países de la UE ;
  • mejora su reputación al mostrar responsabilidad ambiental.

Ecotiquetado

Beneficios del Ecoetiquetado

El etiquetado ecológico o ecotiquetado tiene una serie de importantes beneficios:

1.- Promover la eficiencia económica

El etiquetado ecológico generalmente es más económico que los controles regulatorios. Al facultar a los clientes y fabricantes para que tomen decisiones de apoyo ambiental, la necesidad de regulación se mantiene al mínimo. Esto es beneficioso tanto para el gobierno como para la industria.

2.-  Estimular el desarrollo del mercado

Cuando los clientes eligen productos con etiqueta ecológica, tienen un impacto directo en la oferta y la demanda en el mercado. Esta es una señal que guía al mercado hacia una mayor conciencia ambiental.

3.- Alentar la mejora continua

Un mercado dinámico para productos con etiqueta ecológica fomenta el compromiso corporativo con la mejora ambiental continua. Los clientes pueden esperar ver cómo los impactos ambientales de los productos disminuyen con el tiempo.

4.- Promover la certificación

Un programa de certificación ambiental es un sello de aprobación que muestra que un producto cumple con cierta norma de etiqueta ecológica. Brinda a los clientes evidencia visible de la conveniencia del producto desde una perspectiva ambiental.

Por lo tanto, la certificación tiene un rol educativo para los clientes y promueve la competencia entre los fabricantes. Dado que los productos certificados tienen un logotipo prominente para ayudar a informar las elecciones de los clientes, el producto se destaca más fácilmente en los estantes de las tiendas.

Codiciar el logotipo puede inducir a los fabricantes a rediseñar productos para que sean menos nocivos para el medioambiente.

5.- Ayudar en el monitoreo

Otro beneficio de un programa oficial de ecoetiquetado es que los reclamos ambientales pueden monitorearse más fácilmente. Los competidores y los clientes están en una mejor posición para juzgar la validez de un reclamo, y tendrán un incentivo para hacerlo en caso de que un reclamo parezca dudoso.

Ventajas y desventajas del Ecoetiquetado

Las etiquetas ecológicas ofrecen tres beneficios principales. Primero, para los consumidores, son un atajo para hacer el bien: son una guía confiable y fácil de usar para productos que ayudan al medio ambiente de alguna manera. Si está subiendo y bajando rápidamente por su supermercado, tratando rápidamente de decidir qué comprar, buscar productos que lleven un símbolo reconocido y reconocido como la etiqueta ecológica de la UE es un enfoque bastante confiable.

En segundo lugar, para los fabricantes, las etiquetas ecológicas ofrecen un posible punto de diferencia y una ventaja competitiva. Muchos consumidores tienen en cuenta el desempeño ambiental, por lo que si un producto se ve ecológico y no cuesta mucho más, es más probable que se retire de la estantería. Para los fabricantes, hacer productos ecológicos puede tener sentido comercial.

En tercer lugar, las etiquetas fomentan un aumento general del rendimiento medioambiental, incluso entre productos que no están etiquetados. Según la Organización Internacional de Normalización (ISO), el organismo que garantiza la uniformidad mundial en la forma de medir las cosas, el objetivo de las etiquetas ecológicas es:

«… a través de la comunicación de información verificable y precisa, que no es engañosa, sobre los aspectos ambientales de productos y servicios, para alentar la demanda y el suministro de aquellos productos y servicios que causan menos estrés en el medio ambiente, estimulando así la posibilidad de una mejora ambiental continua impulsada por el mercado «. 

En palabras más simples, si los productos respetuosos del medio ambiente se venden mejor, todos los fabricantes tienen un incentivo para producirlos, y los estándares aumentan en general.

El mayor problema con el creciente interés en las compras éticas es que los fabricantes pueden sentirse tentados a hacer afirmaciones exageradas o engañosas, lo que confunde a los consumidores con pensar que los productos son mejores de lo que realmente son.

En lugar de elevar los estándares, el resultado es la confusión entre los consumidores y un socavamiento sistemático de todos los productos ecológicos (incluidos los genuinos).

Esto, por supuesto, es exactamente el problema que las ecoetiquetas debidamente certificadas están diseñadas para resolver. Para que el sistema funcione, las etiquetas ecológicas deben ser confiables, confiables, fáciles de entender y fáciles de reconocer.

Cómo usar etiquetas ecológicas o el ecotiquetado: ¡diez prácticos consejos!

  1. Haga su investigación: averigüe un poco sobre los principales esquemas de etiquetado ecológico de confianza utilizados en su país (algunos se enumeran a continuación) y conozca cuáles se aplican a los productos que compra regularmente. Esté atento a esas etiquetas cuando compre y no se equivocará demasiado.
  2. Las especificaciones son buenas: las afirmaciones concretas hechas por fabricantes de confianza («100% reciclado») suelen ser confiables, aunque es posible que no cuenten toda la historia (véase también el punto 7).
  3. La imprecisión es mala: las afirmaciones vagas o no verificadas («naturales», «respetuosas con el medio ambiente», «buenas para el planeta», «amables con su piel») no tienen valor. Las palabras de moda como «orgánico» tampoco tienen sentido si no están fundamentadas adecuadamente: a menos que un producto sea certificado como orgánico por una autoridad independiente, no asuma que sí lo está.
  4. Tenga cuidado con el lavado verde: ¿un fabricante se está comprometiendo realmente con el medio ambiente o simplemente presenta afirmaciones ruidosas sobre un producto que representa una parte relativamente pequeña de sus ventas? Las compañías petroleras han sido acusadas regularmente de esto. Realizan enormes anuncios publicitarios para sus pequeños esfuerzos de investigación de la energía solar, lo que implica un gran compromiso con el medio ambiente, cuando la gran mayoría de sus negocios aún proviene de combustibles fósiles insostenibles.
  5. Declaraciones engañosas: si un fabricante no puede representar honestamente su producto como respetuoso del medio ambiente («Usamos envases 100% reciclados»), puede que intenten representarlo erróneamente («Nuestro embalaje es 100% reciclable»), simplemente para saltar sobre el carro verde.
  6. Alegaciones irrelevantes: Ningún fabricante de alimentos se saldría con el empaque que dijera «No ponemos veneno en nuestros productos», pero los fabricantes a menudo dicen cosas como «No probado en animales», incluso en países donde la ley prohíbe las pruebas con animales.
  7. ¿Qué más está mal?: El hecho de que un fabricante aclare una cosa, no significa que se merezca su encargo. Cuando compra algo que se anuncia como «100% reciclado», pensando que lo está haciendo bien, ¿en realidad está comprando basura barata fabricada en una planta de explotación que ha volado alrededor de medio mundo de una manera dañina para el medioambiente? Si un fabricante está realmente comprometido con el medio ambiente, tratarán de minimizar todos sus impactos ambientales, no solo uno de ellos. Las etiquetas ecológicas como la etiqueta ecológica de la UE son una buena señal de que un fabricante de productos está tomando mucho más que un interés simbólico en el medio ambiente.
  8. ¿Menos es más?: Muchos productos ecológicos se venden sobre la base de que hacen menos daño que las alternativas convencionales, pero «menos malo» no necesariamente los hace «más buenos». Podría optar por utilizar detergentes ecológicos «menos malos», pero podría eliminar algunos detergentes mediante el uso de paños de microfibra, lo que ahorraría dinero y evitaría que los productos químicos salieran del medio ambiente.
  9. Mantenga las cosas en perspectiva: es genial ser un consumidor ético, pero tenga en cuenta el panorama general. Supongamos que agoniza durante una hora sobre si comprar sobres reciclados es mejor que comprarlos no reciclados; está haciendo una diferencia relativamente pequeña en algo. En cambio, dirija sus esfuerzos hacia donde tendrán más efecto: ¿por qué no dedicar una hora a escribir una carta en un periódico local o comenzar una campaña para cambiar algo para mejor?
  1. Ponlos en el lugar: no tengas miedo de pedirles a los fabricantes más información sobre sus productos: verás que muchos productos tienen direcciones de correo electrónico y teléfonos de consulta de clientes precisamente por esta razón.

 

Ejemplos de Ecotiquetado

Desde automóviles hasta computadoras y desde pasta de dientes hasta nabos, todo tipo de productos ahora llevan ecoetiquetas.

Los diferentes países tienen diferentes esquemas y también hay etiquetas diferentes que cubren diferentes aspectos del desempeño ambiental, incluidos los estándares orgánicos, el bienestar animal, la sostenibilidad de los recursos naturales y el comercio justo.

Aquí (en orden alfabético) están algunos de los esquemas de etiquetado más conocidos y más confiables:

  • Blue Angel: una de las etiquetas ecológicas más antiguas del mundo
  • EnerGuide: etiqueta de eficiencia energética del gobierno canadiense.
  • EnergyGuide: etiquetado de eficiencia energética del gobierno de EE. UU. Para electrodomésticos grandes.
  • Etiqueta de calificación energética: normas energéticas del gobierno australiano.
  • EnergyStar: estándar de eficiencia energética del gobierno de EE. UU.
  • Etiqueta ecológica de la UE: amplia gama de criterios medioambientales.
  • Etiqueta energética de la UE: califica los electrodomésticos en una amplia escala de eficiencia de AG y brinda información sobre otros aspectos del desempeño ambiental, incluido el ruido, el uso del agua, etc.
  • Fair Trade Foundation: té, café, azúcar y otros productos básicos de comercio justo.
  • Forest Stewardship Council (FSC): pretende garantizar que los productos de madera no provengan de bosques lluviosos amenazados
  • Marine Stewardship Council (MSC): certificación de pesquerías sostenibles.
  • Nordic Swan: esquema de ecoetiquetado escandinavo de larga data.
  • Certificación de RainForest Alliance
  • Soil Association: estándares de alimentos orgánicos en el Reino Unido.

►TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

estructuras bacterianas
Las bacterias (el singular es una bacteria) son organismos de una sola célula que pueden vivir en diferentes medios. Algunas bacterias pueden sobrevivir en un ambiente ácido, como las bacterias del intestino humano y otras pueden sobrevivir en un medio ...
Leer Más
meseta
Una meseta se define como un relieve plano y elevado que se eleva bruscamente sobre el área subyacente en al menos un lado. El término meseta también se aplica cuando se hace referencia a una superficie estructural de la Tierra como la Meseta de España, ...
Leer Más
contaminación de las aguas subterráneas
La contaminación de las aguas subterráneas se produce como resultado de la liberación de contaminantes en el suelo a las reservas naturales de aguas subterráneas conocidas como acuíferos. Una vez que los contaminantes liberados encuentran su camino hacia el agua subterránea, causan ...
Leer Más
agotamiento de los recursos naturales
El agotamiento de los recursos naturales ocurre cuando los recursos se consumen a un ritmo más rápido que el del reemplazo. Los recursos naturales son aquellos recursos que existen sin las acciones del ser humano y pueden ser renovables o ...
Leer Más
arquitectura verde
La arquitectura verde es una técnica de diseño de edificios verdes. Los diseños se crean teniendo en cuenta el medio ambiente y se centran en las implicaciones más amplias de la sostenibilidad ambiental en la construcción. La arquitectura ecológica presta ...
Leer Más
Muros Verdes, Qué Son, Origen, Características, Importancia Y Principios
Los muros verdes, también conocidos como muros vegetales, muros vivientes o jardines verticales, se han convertido en una nueva tendencia creciente de entornos construidos en los últimos años. La incorporación de la naturaleza viva en entornos urbanos no solo parece ...
Leer Más

Deja un comentario